San Isidro, Buenos Aires | |

 

 

 

 

 

 

     
Telegram Compartir en WHATSAPP Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook    
  .: COMENTARIOS

 
¡Papá!
   
Hace 114 años, el 19 de junio de 1910, en Estados Unidos de América, a Sonora Smart Dodd, hija de William Jackson Smart, un veterano de la Guerra Civil viudo que había criado solo a sus 6 hijos, se le ocurrió durante un servicio religioso de su templo evangélico la idea de conmemorar una efeméride dedicada a los padres guardando similitud con la del Día de la Madre.

La festividad ganó popularidad rápidamente y con los años quedó oficialmente instalada en el calendario del país.

En la Argentina, México, Perú, Colombia, Chile, Ecuador, Panamá, Paraguay, Puerto Rico, Venezuela, Francia e Inglaterra, el Día del Padre se celebra el tercer domingo de junio. Esta fecha ha sido adoptada internacionalmente, aunque en algunos países se celebra en otras fechas.

En España, Italia, Portugal, Bolivia, Croacia, Honduras y Suiza se celebra el 19 de marzo, coincidiendo con el día de San José, el padre adoptivo de Jesús según la tradición católica.

En 1958 el Consejo Nacional de Educación de la Argentina, estableció el 24 de agosto como Día del Padre en honor al Padre de la Patria, el Gral. José de San Martín, ya que en esa fecha de 1816 nació su hija Mercedes Tomasa de San Martín y Escalada. No obstante, la idea del tercer domingo de junio se impuso en la tradición argentina.

Celebrar el Día del Padre permite a las familias expresar su amor y gratitud, fortalecer los lazos familiares y reflexionar sobre el impacto fundamental de los padres en el desarrollo emocional, físico y social de los hijos.

Todos entienden que un buen padre es aquel que cuida y ama generosa y desinteresadamente a sus hijos, sin pedir algo a cambio. Un hombre que, aún sin palabras o con gestos limitados, expresa esa vocación de amor y dedicación por el bienestar de ellos.

Esta figura es tan valiosa en la vida de los hijos, que explica por qué también se les presenta cómo algo bueno para sus propios hijos, sus nietos. Los abuelos, suele pasar, aprovechan a sus nietos para brindarles las horas, el juego y la compañía que, por distintos motivos, no pudieron darle a sus hijos en su momento.

Papá pudo ser exigente o no estar en cada momento diario, pero sostuvo, aconsejó, fue ejemplo de una forma de vivir, de hacer, de trabajar, de servir, se mantuvo en su lugar y acompañó. Si se lo tiene a mano, es un día para ir a verlo y agradecerle. Si está a mucha distancia, vale una charla en estos tiempos de costo cero de llamadas. Y si no está, es una oportunidad para rezar por él.


Tiempos modernos, tiempos raros

Hace años que el modelo natural de familia con papá, mamá, niños, abuelos, tíos, primos, todos reunidos, se ha ido haciendo distante. Hijos que se fueron del país, familias menos numerosas y hasta gente que se une en matrimonio o concubinato y que prefiere tener perro o gato, antes que hijos. Y tipos solos que eligen tener “hijitos” de cuatro patas.

Demasiados matrimonios separados, demasiados hijos de padres no casados, nuevas uniones que traen nuevas personas a la casa, medios hermanos, multiplicación de roles y relaciones difíciles de explicar con pocas palabras. Aunque se lleven todos bien, en este medioambiente hay "mensajes" que se hacen carne y no siempre son buenos.

A esto hay que agregarle lo que el feminismo y perversas ideologías asociadas han promovido e instalado en muchas: que el hombre debe ser descartado, despreciado, acusado, que no tiene arreglo y que es el causante de todos los males del mundo.

De ahí la idea de embarazarse mediante el negocio de los métodos artificiales (donación de semen mediante) y apelar a un imposible: que el niño… no tiene padre.

Finalmente está lo que viven los hombres a los que, denuncia falsa mediante, se los priva de tener contacto con sus hijos durante años mellando un vínculo fundamental. Ni padres ni hijos salen ilesos de esta situación.


Hijos por nacer, padres ausentes

Cada uno de los 972.000 niños (*) a los que se les impidió nacer, desde 2021 con la puesta en vigencia de la ley de aborto (muchos más si se consideran los protocolos de abortos no punibles desde 2012, los desechados por las técnicas de fertilización y los métodos "anticonceptivos"), tiene un padre.

Puede ser que ese hombre haya sido impulsor de su muerte o que ni siquiera sepa que ha concebido un hijo.

Y también puede haber muchos hombres que intentaron salvarlos de ser abortados y no lo lograron.

Y hay hombres que padecen a diario las consecuencias psicológicas y emocionales por esas muertes.

Pero también hay hombres que amontonan años de distancia de sus hijos a los que dejaron de ver y que son incapaces de pedir perdón, aunque secretamente, lo desean. Y hay buenos padres en geriátricos y hogares cuyos hijos, increíblemente, jamás visitan.

Para los que hicieron de todo por el bienestar de sus hijos, para los que los quieren a pesar no ser visitados o atendidos, para los que están sanando las heridas del aborto, para los que ejercen la paternidad de otras formas, que este Día del Padre sea una jornada que impulse una sonrisa por haber hecho -o estar haciendo- lo que Dios aprecia y valora, a pesar de todo.


(*) Cifra aproximada tomando los datos oficiales de abortos en ámbitos del Estado, sumando una estimación de empresas privadas de salud y autogestión de abortos.


-> Alberto Mora

 
whatsapp

 

Firma

Facebook Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook

 

 

 
 
Toda vida vale
ACTUALL HAZTE OIR RELIGION EN LIBERTAD
Ver farmacias de turno en San Isidro
¿Qué es la ideología de género?
GRAVIDA DAMAS ROSADAS MARCHA POR LA VIDA FUNDACION CONIN
CUIDAR TU VIDA EN TUS MANOS FUNDACION LORY BARRA FUNDACION LEER
ASOCIACIÓN TRADICIONAL ARGENTINA EL LAZO MADRES DEL DOLOR FUNDACION ESCOLARES FUNDACIÓN PRIMEROS PASOS DELFINA VASALLO
FUNDACIÓN MARÍA CECILIA FUNDACIÓN COR FUNDACION NOSOTROS
LA CHATA SOLIDARIA CÍRCULO DE POETAS DE LA CIUDAD DE BOULOGNE SUR MER ASOCIACIÓN UMBRALES LA MERCED VIDA
INSTITUCION FÁTIMA

BUSCADOR
Google

Facebook Flickr Twitter Instagram You Tube Facebook

Portal UNO Argentina
Todos los derechos reservados | 2004-2024